El ímpetu de lucha, superación y trabajo de Don Manuel da Gama, inmigrante portugués que fundó la cadena de supermercados Excelsior Gama dieciseis años después de su llegada a Venezuela en 1953, traza hoy el camino de sus descendientes en el país al que los trajo la vida para dejar atrás la pobreza de sus abuelos tras la posguerra en Europa.

Y es con ese ímpetu, con ese espíritu, que los herederos de Manuel Da Gama, “el inmigrante”, se disponen a ejecutar las líneas estratégicas de trabajo diseñadas en equipo para afrontar los retos y desafíos del próximo año en Venezuela. Este plan de trabajo guiará los pasos de Excelsior Gama y sus detalles fueron anunciados durante un evento interno denominado Reto 2018.

Murá ha tenido el privilegio de acompañar a la familia Da Gama en los últimos años a través de consultorías empresariales que nos han permitido crecer juntos en tiempos de adversidad e incertidumbre.

“Reto 2018 nos regaló a todos una jornada extremadamente emotiva, llena de mucha conexión emocional, de honestidad, de participación plena, de responsabilidad ante la construcción colectiva y personal del futuro, no sólo en términos empresariales sino de cara a un país llamado a la grandeza”, dijo Ilse Gómez, directora de Murá al concluir el evento.

“El equipo de Excelsior Gama viene trabajando para hacerse cargo de su crecimiento, para superar los escollos de la vida, de su tiempo, de sus circunstancias, para superar las creencias limitantes, para reinventarse cada vez que sea necesario. La familia Da Gama confía en Venezuela y eso alienta a sus más de 3.000 trabajadores, a su clientela, al sector empresarial y a todo el país”, añadió. /

Textos: Natacha Salazar – @textosnata – nsalazar@mura.com.ve